La orina de lince mejora la selectividad de la ingesta de cebos por parte del zorro

    Un estudio revela que la orina de lince puede ser usada como atrayente para mejorar el consumo de cebos por parte del zorro mientras se minimiza su consumo por parte de otras especies. Este avance puede mejorar el coste-efectividad en la aplicación de cebos para la aversión condicionada, la vacunación o el fototrampeo.


    El uso de cebos para reducir la incidencia de enfermedades como la tuberculosis mediante la vacunación, o para producir aversión condicionada en los conflictos generados por la depredación, está muy extendido en todo el mundo. Sin embargo, los programas para su aplicación a menudo no son lo suficientemente exitosos debido a la gran cantidad de cebos que son consumidos por especies no diana, provocando un aumento en la cantidad de cebos a utilizar y por consiguiente de los costes asociados.

    Por lo tanto, el uso de cebos requiere de nuevos enfoques para mejorar la selectividad en los métodos de aplicación. En este sentido, es necesario explorar la posibilidad de utilizar atrayentes específicos para mejorar la ingesta de cebos por parte de las especies diana mientras se minimiza la ingesta por parte de especies no objetivo de las campañas de cebo.

     

    El cebado de los zorros tiene diversas aplicaciones en el ámbito de la gestión de sus poblaciones, entre las que se incluyen su vacunación, la generación de aversión condicionada a la presa para disminuir los conflictos generados por depredación y el fototrampeo.

    Científicos del Grupo de Investigación en Gestión de Recursos Cinegéticos y Fauna Silvestre y del Grupo de Investigación en Toxicología de Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM) han evaluado dos atrayentes utilizados en estudios de carnívoros para mejorar la probabilidad de ingesta de cebos por los zorros rojos y minimizar la ingesta de cebos por especies no objetivo.

    Para ello, se distribuyeron cebos no tóxicos a lo largo de 1.000 ha y su ingesta se monitorizó durante periodos de 3 semanas mediante el uso de cámaras trampa. Los cebos se asignaron a dos tratamientos con atrayente oloroso (orina de lince y una mezcla de ácidos grasos – FAS) y un control.

    Los resultados mostraron que al añadir orina de lince cerca de los cebos (1-2 m) aumentó significativamente la ingesta de cebo por los zorros (58,8%) en comparación con el control (5,7%) y el tratamiento con FAS (16,7%). La ingesta de cebos por especies no objetivo fue menor en el tratamiento con orina de lince (23,5%) que en el control (54,7%) y también respecto al FAS (36,7%).

    La probabilidad de persistencia del cebo después del período de prueba de 3 semanas difirió significativamente entre los tratamientos, siendo menor en el tratamiento con orina de lince que con FAS y el control. Todos los cebos consumidos por zorros con el tratamiento de orina de lince (58,8%) ocurrieron dentro de los primeros 10 días, mientras que la ingesta por especies no objetivo (23,5%) se detuvo después del día 7.

     

    La orina de lince mejoró la ingesta de cebos por parte de los zorros (a) y redujo el consumo de cebos por parte de especies no diana (b).

    Mediante el uso de atrayentes olorosos como la orina de lince se incrementa la proporción de cebos consumidos por los zorros mientras se minimiza la cantidad de cebos disponible para especies no objetivo. Por otro lado, también se puede reducir el tiempo de persistencia de los cebos en el medio ambiente, minimizando así el riesgo de consumo de cebo por especies no objetivo y disminuyendo los costes de aplicación. Por lo tanto, la orina de lince u otros atrayentes olorosos pueden servir para optimizar los métodos de cebado para los zorros en sus diferentes aplicaciones, como estudios de aversión condicionada, vacunación o foto-trampeo.

    Puedes consultar la publicación científica de este trabajo de investigación en: