Factores de corrección para estimar la dieta del zorro a partir de sus excrementos

    Considerar la digestibilidad de los distintos tipos de presas que forman parte de la dieta del zorro es esencial para evitar conclusiones erróneas respecto a su alimentación y reducir el riesgo de fracaso de los planes de gestión de la especie


    Conocer de qué se alimenta un animal silvestre, cuándo consume unos tipos de alimentos u otros, la cantidad de los mismos en la dieta o las diferencias entre lo que comen los individuos de una región en comparación con los de otra, son aspectos de gran valor para establecer estrategias efectivas para su gestión y conservación. Este ámbito de estudio de la vida silvestre cobra especial relevancia en el caso de carnívoros silvestres como el zorro (Vulpes vulpes), ya que su papel como depredador generalista y oportunista puede influir sobre la abundancia de otras especies, como el conejo (Oryctolagus cuniculus) o la perdiz roja (Alectoris rufa).

    Factores correccion digestibilidad dieta heces zorro_4_IREC

    Zorro rojo (Vulpes vulpes)

    El análisis e identificación de los restos de alimentos no digeridos en los excrementos del zorro constituyen una herramienta sencilla para conocer su dieta, lo que en ocasiones implica estimar la proporción de biomasa de cada tipo de alimento o presa consumida, algo determinante para definir su importancia en el menú. Sin embargo, la fiabilidad de los datos obtenidos depende de la consideración de que no todos los alimentos ingeridos tienen la misma digestibilidad, siendo necesaria la aplicación de factores de corrección. El problema es que, para la mayoría de los tipos de alimentos que pueden formar parte de la dieta de un zorro u otro carnívoro silvestre, este valor de digestibilidad es desconocido, por lo que a menudo se usan valores arbitrarios, con la incertidumbre que ello conlleva.

    Factores correccion digestibilidad dieta heces zorro_2_IREC

    Los excrementos proporcionan información muy valiosa sobre los hábitos alimentarios de la fauna silvestre.

    Con el fin de aproximarnos más a la dieta real del zorro y así extraer conclusiones más precisas que sirvan de base en la toma de decisiones para su gestión, investigadores del Grupo de Gestión de Recursos Cinegéticos y Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM) han llevado a cabo una serie de ensayos en cautividad con el objetivo de calcular los factores de corrección que deben aplicarse a distintos tipos de alimentos para estimar la biomasa consumida a partir de los restos de cada uno encontrados en las heces del raposo.

    Factores correccion digestibilidad dieta heces zorro_1_IREC

    Para cada una de las ocho categorías de alimentos de origen animal y vegetal analizadas (ciervo, frutos, pollo, cordero, liebre, rata, conejo y perdiz), los factores de corrección se analizaron diariamente como la relación entre la biomasa fresca consumida por los zorros y el peso seco de sus excrementos.

    A lo largo del periodo de estudio, los zorros utilizados en los ensayos consumieron diariamente unos 600 gramos de comida y produjeron entre 6 y 7 excrementos con un peso total que ronda los 31 gramos.

    Los valores de los factores de corrección relativos a la digestibilidad de los distintos tipos de alimentos analizados difirieron considerablemente, oscilando entre el valor obtenido para el ciervo ibérico (Cervus elaphus; factor de corrección = 47,3 ± 7,3) y el obtenido para la perdiz roja (factor de corrección = 12,5 ± 0,7). Esta amplia variabilidad se explicaría precisamente por el hecho de que la ingesta de ciertos alimentos (o presas) supone el consumo de una mayor proporción de partes no digeribles que la ingesta de otros.

    Por ejemplo, cuando un zorro se alimenta de una perdiz, éste ingiere una proporción importante de plumas y huesos junto con la carne, que son expulsadas en las heces. Por otro lado, cuando se alimenta del cadáver de un ciervo, el zorro consume mayoritariamente carne, que es completamente digerida, variando la cantidad de pelo ingerido y posteriormente excretado en función de diversos factores. De hecho, esta variabilidad en el consumo de pelo explicaría por qué la precisión de los valores de digestibilidad estimados para el ciervo fue relativamente baja.

    Además, los valores de los factores de corrección aumentaron linealmente en función de la masa corporal individual de las presas para todos los tipos de alimento de origen animal, lo que podría deberse a que cuanto mayor es el tamaño de la presa menor es la proporción de partes no digeribles que ingiere, tal como se ha explicado en el caso del ciervo.

    Factores correccion digestibilidad dieta heces zorro_3_IREC

    Un estudiante del IREC separa los restos de alimentos no digeridos presentes en excrementos de zorro para su análisis e identificación.

    Este trabajo científico permite visibilizar la gran diferencia en digestibilidad que existe entre unos tipos de alimentos y otros cuando son consumidos por un mamífero carnívoro como el zorro, lo cual servirá para corregir uno de los sesgos más importantes que hasta ahora añadían incertidumbre a los estudios de su dieta basados en las heces como herramientas de diagnóstico. De este modo, es muy recomendable considerar esta variabilidad a la hora de estimar las proporciones de biomasa ingerida con el fin de evitar formular conclusiones erróneas respecto al consumo real de presas por parte de este animal, ya que de ello puede depender el éxito o el fracaso de los programas destinados a su gestión.

    El trabajo ha sido posible gracias a proyectos de investigación financiados por el Plan Nacional de I+D del Ministerio de Ciencia e Innovación. Puedes consultar la publicación científica, de libre acceso gracias a la financiación de la Universidad de Castilla-La Mancha, en: