Impacto de la despoblación rural sobre la comunidad de carroñeros vertebrados en zonas de montaña

    La revegetación natural derivada del abandono del medio rural y sus prácticas agro-pastorales tradicionales reduce la eficiencia del consumo de carroña por parte del gremio de vertebrados carroñeros y aumenta la persistencia de las carroñas y los potenciales riesgos sanitarios derivados.


    El medio rural en Europa ha sido moldeado por los usos tradicionales del suelo, fundamentalmente ligados al aprovechamiento agrícola, ganadero y forestal, dando lugar a paisajes culturales que ofrecen multitud de servicios ecosistémicos y que tienen un alto valor para la conservación de la biodiversidad. Por desgracia, estos paisajes culturales y sus servicios ecosistémicos están desapareciendo poco a poco desde mediados del siglo XX debido a cambios socioeconómicos, la modernización e intensificación de los sistemas agro-ganaderos tradicionales y la despoblación generalizada del campo.

    Concretamente, los procesos de sucesión vegetal –primero por matorrales y después por bosques– sin intervención humana (“passive rewilding”) derivados del abandono del medio rural están asociados a una cascada de consecuencias socioeconómicas, paisajísticas y biológicas cuyas repercusiones ecológicas son aún desconocidas.

     

    Especialmente en zonas de montaña, como los Pirineos, las prácticas agrícolas y ganaderas tradicionales han favorecido la biodiversidad al promover la heterogeneidad espacial del paisaje en los agro-ecosistemas de montaña (Foto: Antoni Margalida).

    Investigadores del Grupo de Investigación en Gestión de Recursos Cinegéticos y Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM), la Universidad de Lleida, la Universidad de Alicante y el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE – CSIC) han analizado las consecuencias ecológicas del abandono del medio rural sobre la estructura y función del gremio de vertebrados carroñeros, tomando como área de estudio los Pirineos.

    Así, los científicos han evaluado la riqueza y abundancia de especies de carroñeros y la eficiencia del consumo de carroña en un agro-ecosistema pirenaico sometido a procesos de rewilding o cierre del paisaje debido a la expansión generalizada de la vegetación leñosa (“woody encroachment”) después del abandono de tierras y prácticas tradicionales de pastoreo, a través del monitoreo de 178 carroñas en tres tipos de paisajes: abierto, matorral y bosque.

    Los resultados obtenidos sugieren que el tipo de paisaje fue el principal factor determinante de la dinámica del consumo de carroña. La riqueza total y promedio de carroñeros fue similar en los paisajes abiertos y de matorrales, mientras que los bosques contenían el número más bajo de carroñeros, principalmente mamíferos. A diferencia de los mamíferos, la detección y el consumo de carroña por parte de especies aviares disminuyó a medida que aumentaba la cubierta vegetal, especialmente para los carroñeros obligados, es decir, los buitres.

     

    Estas son algunas de las especies de carroñeros más frecuentemente registradas en los tres paisajes de montaña estudiados en los Pirineos: Paisaje abierto (A-D), paisaje de matorral (E-G) y paisaje boscoso (H-J). A: Buitre leonado; B: Buitre negro, alimoche y buitre leonado; C: Quebrantahuesos; D: Milano real; E: Alimoche; F: Águila real; G: Buitre negro y buitre leonado; H: jabalí; I: Cuervo; J: Zorro.

    Los paisajes abiertos favorecieron una detección y explotación más rápida de las carroñas debido al eficiente consumo por parte de los buitres y atrajeron un mayor número de carroñeros. El tamaño de la carroña no influyó en los tiempos de detección y consumo, aunque sí afectó la riqueza, la abundancia y las tasas de consumo. Las tasas de consumo fueron más altas en paisajes abiertos y estuvieron fuertemente asociadas con la presencia del buitre leonado (Gyps fulvus).

    Los científicos detectaron que los buitres leonados influyeron en la dinámica de consumo de carroña a través de procesos de facilitación, especialmente para otras especies de aves carroñeras amenazadas. Sin embargo, la invasión leñosa y el consiguiente cierre del paisaje podría reducir el papel carroñero de esta especie, al tiempo que favorece a especies carroñeras facultativas, particularmente mamíferos. Finalmente, los resultados de este trabajo de investigación destacan el importante servicio regulador de los buitres leonados, mediado por las características del paisaje, en reducir la persistencia de las carroñas en los espacios naturales.

     

    Porcentaje de carroñas consumidas por las principales especies de carroñeros obligados y facultativos registrados en paisajes abiertos, de matorral y boscosos en los Pirineos. Para cada especie se muestran las diferencias significativas entre tipos de paisaje (valores de p) así como la preferencia por carroñas de mayor tamaño (círculos).

    Este trabajo pone de manifiesto que los cambios en la composición y estructura del paisaje asociados al abandono del medio rural y sus prácticas agro-pastorales tradicionales pueden alterar la funcionalidad carroñera de la comunidad de carroñeros en zonas de montaña, reduciendo la eficiencia del gremio y aumentando la persistencia de las carroñas en el campo y los riesgos sanitarios derivados. Los autores recomiendan la necesidad de preservar áreas abiertas mediante el fomento de prácticas agrícolas y ganaderas tradicionales para mitigar el impacto de la despoblación rural sobre la funcionalidad del gremio de carroñeros.

    Puedes consultar la publicación científica de este trabajo de investigación en: