Análisis de los factores que condicionan el crecimiento y el desmogue de la cuerna en el ciervo

    Un estudio proporciona una herramienta más para saber qué machos de ciervo van a tener las mejores cuernas en primavera desde el momento del desmogue: quienes desmogan antes, probablemente tengan las mejores cuernas.


    Las cuernas de los machos de ciervo (Cervus elaphus) son estructuras únicas porque crecen rápidamente y desmogan cada año, representando así un coste importante para los ciervos. Se trata del caso único de una extraordinaria capacidad de regeneración en mamíferos regulado por las variables relacionadas con la cronología de su crecimiento, tales como la fecha de desmogue o la duración del periodo de crecimiento, que debería verse afectada por los recursos corporales del macho, así como por la cantidad de alimento disponible.

    Un estudio liderado por el Grupo de Investigación en Ciencia Animal Aplicada a la Gestión Cinegética del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM) ha examinado los efectos de la masa corporal y de las cuernas, la edad y las variables climáticas sobre la fecha de desmogue y la duración del crecimiento de las cuernas de los machos de ciervo, así como los posibles efectos aleatorios del individuo, año, cohorte y pedigrí, utilizando para ello 244 cuernas en una población de 109 machos de ciervo ibérico a lo largo de 17 años de estudio, desde 1999 hasta 2016.

    Entre los resultados obtenidos destaca que, efectivamente, el peso corporal afectó a la fecha de desmogue, siendo los machos más pesados los que desmogan antes en relación a los más ligeros. En los machos más viejos las cuernas también crecieron más rápido y las tiraron antes que las de los más jóvenes. Además, el peso de la cuerna afectó a la fecha de desmogue y al periodo de crecimiento de la misma: machos con cuernas más pesadas desmogaron antes y las desarrollaron más rápido que machos con cuernas ligeras.

    En cualquier caso, la edad y peso de las cuernas interaccionaron y así, los machos de más edad ralentizan el crecimiento de las cuernas y retrasan la fecha de desmogue conforme desarrollan cuernas más pesadas. Los machos más jóvenes, por el contrario, desarrollan sus pequeñas cuernas más rápido y desmogan antes cuanto más pesadas son. La fecha de final de crecimiento de las cuernas también afectó a la fecha de desmogue, de modo que los machos cuyas cuernas tardaron más tiempo en desarrollarse fueron los que más tarde desmogaron.

    El primer autor del estudio, el Dr. Jose Ángel Gómez, veterinario de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, señala que “la cuerna del ciervo es un hueso que llega a ser un 28% del peso del esqueleto del animal, lo que supone un coste notorio para el ciervo. Los resultados de este trabajo confirman nuestra hipótesis de que las variables relacionadas con la cronología de su crecimiento se ven afectadas por los recursos corporales del macho”.

    Otro de los autores, el catedrático de Ciencia Animal en el IREC y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes (ETSIAM) de Albacete, el Dr. Andrés García, indica la singularidad del estudio: “en el sector de la cría en ciervos en cotos y granjas se tenía la idea de que los machos mayores desmogaban antes que los muy jóvenes, y de hecho hay artículos que así lo indican, pero este estudio es único porque utiliza una serie excepcional de datos gracias al trabajo de casi 30 años en la granja experimental de ciervos de la UCLM. En particular, para este estudio seleccionamos el peso corporal y de las cuernas, la edad y las variables climáticas para ver el efecto que tenían sobre la fecha de desmogue y la duración del crecimiento de las cuernas, pero también llegamos a analizar la influencia genética del padre y la madre”.

     

    Ciervos de origen ibérico (Cervus elaphus) en una granja de ciervos.

    En conclusión, este trabajo de investigación muestra que los machos de más edad y más peso desmogan sus cuernas antes y las hacen crecer más rápido, posiblemente para correlacionar el crecimiento de la siguiente cuerna con el pico primaveral en nutrientes de las plantas, pero este desarrollo temprano está fisiológicamente limitado por el tamaño de la cuerna.

    Estos resultados tienen gran relevancia en el campo de la gestión. Hay que tener en cuenta que el ciervo es probablemente la especie cinegética más importante y que mueve más dinero en el mundo. Tal como señala el responsable del grupo de investigación del IREC, el también catedrático de Ciencia Animal de la ETSIAM, el Dr. Tomás Landete, “solo en España se estima que hay unos 650.000 ciervos en cotos privados, cuya gestión y aprovechamiento genera un impacto económico estimado en unos 2.600 millones de euros. Su mayor valor cinegético es el trofeo, y obtener buenos trofeos implica seleccionar la mejor genética del padre y de la madre (que no tiene cuernas), algo que solo puede hacerse en granjas. Este estudio es importante porque conocer los factores ecológico-fisiológicos que afectan a la cuerna de los machos antes de que ésta esté totalmente crecida supone para el gestor de una granja saber qué machos van a tener las mejores cuernas en primavera, cuando los ciervos tiran las cuernas, 4 o 5 meses antes de que se pueda ver el tamaño final de la cuerna: quienes desmogan antes, probablemente tengan las mejores cuernas“.

    Puedes consultar la publicación científica de este trabajo de investigación en: