Cuando los parásitos son buenos para la salud

No siempre los parásitos debilitan la capacidad de resiliencia al estrés ambiental de sus hospedadores. Según este trabajo, liderado por investigadores la Estación Biológica de Doñana, en colaboración con investigadores del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos y de otros centros internacionales (MARE-Marine and Environmental Sciences Centre, Portugal; ERI-Environmental Research Institute, Escocia; y CEFE-Center of Functional Ecology and Evolution, Francia) la infección por cestodos, parásitos con estadio larval en la Artemia, mejora la capacidad de este crustáceo para hacer frente a la contaminación por arsénico en el agua. Para ello, los investigadores recolectaron individuos de Artemia de un estuario altamente contaminado en España, determinaron su estado de infección de cestodos y los expusieron a diferentes concentraciones de arsénico en condiciones controladas de laboratorio. Sorprendentemente, los individuos infectados fueron consistentemente más resistentes al arsénico que los no infectados, y no sólo a una temperatura ambiental media, sino también a temperaturas superiores, en línea con las predicciones de subida de temperatura media por el cambio climático. Tras el posterior examen de los animales, se detectó que los individuos infectados presentaban un aumento en la cantidad de granos lipídicos. También se asoció la presencia del parásito con cambios significativos en varios marcadores de estrés oxidativo. Estos hallazgos estarían bajo la hipótesis de que los lípidos protegen los organismos contra los contaminantes alejando las sustancias tóxicas de las zonas reactivas, un principio conocido como “supervivencia del más gordo”. En cuanto al estrés oxidativo, los niveles de actividad de enzimas antioxidantes fueron significativamente superiores en individuos infectados; los investigadores especulan que los parásitos, al convertir al huésped en un individuo saludable, se aseguran de aumentar las posibilidades de que se convierta en comida para sus huéspedes definitivos, las aves.

ID216

Este estudio proporciona la primera evidencia empírica de que los parásitos pueden aumentar la resistencia a la contaminación por metales o metaloides, en lugar de disminuirlo. También es el primer estudio que examina la influencia de los cambios de temperatura en las interacciones entre contaminantes y parásitos. Los resultados contradicen la opinión preexistente que la contaminación y los parásitos son los factores acumulativos de estrés que tienen efectos negativos sobre la salud de los organismos que viven en libertad, y sugieren estudios adicionales en otros sistemas huésped-parásito para evaluar y ampliar la relevancia de estos hallazgos.

Referencia Bibliográfica:

Marta I. Sánchez, Inès Pons, Mónica Martinez-Haro, Mark A. Taggart, Thomas Lenormand, Andy J. Green. 2016. When parasites are good for health: cestode parasitism increases resistance to arsenic in brine shrimps. PLoS Pathog 12(3): e1005459. DOI:10.1371/journal.ppat.1005459

http://journals.plos.org/plospathogens/article?id=10.1371/journal.ppat.1005459

Compartir