El lobo, aliado del ganadero

El lobo se alimenta de animales, tanto silvestres como domésticos. Y en algunas provincias españolas, como Asturias, no hay pocos. Esto resulta positivo para la conservación de los procesos naturales e incluso para el turismo. Pero los ganaderos de montaña sufren las consecuencias al soportar importantes pérdidas en sus rebaños. Aunque existen compensaciones, éstas siempre saben a poco y suelen llegar tarde.

Combinando datos de campo con modelos matemáticos, hemos estudiado la compleja relación entre lobos, jabalíes y vacas, mediada por una enfermedad crónica, la tuberculosis. El jabalí mantiene la tuberculosis en el medio natural, y la vaca es su principal víctima y también la especie diana de los controles sanitarios oficiales. El estudio indica que la depredación de jabalíes por el lobo puede contribuir al control de la enfermedad. Los resultados muestran que el lobo contribuye a regular las poblaciones de jabalí, y que esta depredación puede llevar a una marcada reducción de la infección.

Un hallazgo clave de esta investigación es que una población animal que alberga una infección grave puede ser regulada (mantenida a una determinada densidad) tanto por la propia enfermedad (si hay muchos infectados) como por la depredación (con lo que habría menos infectados). Por lo tanto, los depredadores como el lobo están proporcionando un importante servicio ecosistémico al ganadero.

Fotografía de lobo tomada en La Casa del Lobo, Belmonte, Asturias.

Referencia del artículo: E. Tanner, A. White, P. Acevedo, A. Balseiro, J. Marcos & C. Gortázar (2019). Wolves contribute to disease control in a multi-host system. Scientific Reports 9, Article number: 7940 (www.nature.com/articles/s41598-019-44148-9).

Compartir