Nota informativa: Peste porcina africana en jabalíes – situación en Europa y prevención

La peste porcina africana (PPA) es una enfermedad vírica que solamente afecta a suidos, tanto domésticos como silvestres, y puede tener consecuencias económicas significativas para el sector porcino, así como impactos directos e indirectos sobre la actividad cinegética. Por ahora no existen vacunas comerciales ni tratamientos.

La PPA se transmite principalmente por contacto directo entre animales, pero es posible la transmisión indirecta por canibalismo, por alimentos o restos animales infectados, así como por garrapatas blandas del género Ornithodoros, entre otros. En el jabalí pueden producirse manifestaciones agudas, crónicas y subclínicas. Las lesiones observadas en el jabalí naturalmente infectado consisten en hemorragias difusas severas en diferentes tejidos, así como infartos esplénicos (del bazo). La PPA cursa inicialmente con mortalidades llamativas en todas las edades, por lo que cualquier incidencia de este tipo debe reportarse inmediatamente a los servicios veterinarios.

Infarto-esplenico-jabali

La situación actual en Europa es de presencia en la isla italiana de Cerdeña, donde persiste desde hace décadas, y expansión reciente desde Rusia, Bielorrusia y Ucrania hacia el oeste. Desde 2014 se vienen observando casos, sobre todo en jabalíes, en los países bálticos y en Polonia. Recientemente (2017) se han producido además los primeros diagnósticos de PPA en jabalíes en la República Checa y en cerdos en Rumanía. La expansión de la PPA se produce en un contexto de explosión demográfica del jabalí en Europa.

Map_ASF_2017-08-01_09-15

El grupo de investigación Sanidad y Biotecnología del IREC participa en la coordinación de la red científica europea ASF-STOP que propone mejorar la gestión del jabalí, desarrollar mejores herramientas de vigilancia y detección temprana, profundizar en la epidemiología de PPA, así como desarrollar y mejorar herramientas y medidas de control.

Recomendaciones para el sector cinegético: (1) Estar atentos a situaciones de mortalidad anormal de jabalíes, e informar a las autoridades de sanidad animal. (2) Si vamos a cazar en países bálticos, países del este afectados u otras zonas geográficas de riesgo, evitar el traslado de trofeos, alimentos derivados del jabalí o del cerdo, o restos que no hayan recibido un tratamiento térmico adecuado. (3) Obviamente, no importar jabalíes desde países infectados.

Más información:

Compartir